En los últimos años se ha experimentado un incremento en los costos del desarrollo inmobiliario y que ha generado que los precios de las propiedades sean casi imposibles de pagar. Estos cambios surgen a partir de un conjunto de factores como la escasez de suelo, las restricciones en planes reguladores, la reciente alza del dólar, la actual reforma fiscal, entre otros.

A continuación se hablará un poco de los factores más recientes: el alza del dólar y la reforma fiscal.

En cuanto al incremento del dólar, se puede decir que tiene un efecto en varios sectores de la economía. En el caso particular del desarrollo inmobiliario, se advierte principalmente en la fase de terminaciones, en especial en aquellos departamentos o casas de mayor valor que cuentan con productos importados de alto estándar ligadas al dólar estadounidense. Entre los equipos y materiales vinculados con el dólar se encuentran ascensores, cerámicas, griferías, aluminios, entre otros.

De igual manera, es importante mencionar que los costos de equipo y maquinaria pesada, así como de las refacciones están valuado en dólares. Esto provoca que los costos suban considerablemente, de hecho, representa un impacto de 30% en los costos de las compañías constructoras.

Sin embargo, se han presentado propuestas para resolver estos problemas. Por un lado se busca utilizar productos nacionales que no estén relacionados al dólar. Por otro lado, se recomienda que las autoridades consideren trabajar en conjunto con las empresas privadas, para que los empresarios puedan amortiguar el efecto cambiario en los presupuestos.

Aunque el dólar representa un factor importante en el incremento de los costos, las nuevas reformas fiscales son las que, se podría decir, han influido más en este incremento. Hasta ahora, la reforma fiscal en la construcción ha probado afectar la rentabilidad de los proyectos, además de las medidas federales como el impuesto de 10% sobre los dividendos, la eliminación de la consolidación fiscal, así como las restricciones en materia de deducciones.

Este último punto, es uno de los que más ha afectado la inversión y ha hecho más difícil llevar a cabo proyectos de este tipo. Parte del problema se engloba en tres puntos: la estimación de los costos, la deducción de terrenos y la deducción inmediata.

La estimación de costos puede representar un problema si la empresa constructora estima los costos más altos que los incurridos, ya que tendrá que pagar una diferencia, costándole más de lo que había esperado.

La deducción de terrenos puede llevar a que se acelere el pago de los impuestos, lo que representa un gasto antes de que se empiece a construir sobre él.

La deducción inmediata es un problema en cuanto a que si se elige esta opción, no se podrá deducir el 100% de lo invertido.

En conclusión, son muchos los factores que han causado el incremento de los costos de construcción, pero se espera encontrar soluciones íntegras para balancear la economía y seguir creciendo.